miércoles, 27 de octubre de 2010

Lo tengo que contar

Hoy a la mañana, estaba con mi compañero en la PC.
Él miró una noticia y me dijo: "Boludaaa, murió Nestor"

"Sí, ya se" fue mi respuesta.

Hacía sólo unos minutos me había levantado y no había prendido ningun medio de comunicación. Ahi me di cuenta que lo habia soñado.

Me quedé un rato largo con los ojos abiertos porque yo tenia la certeza de que el tipo habia muerto incluso antes de que se sepa la noticia.

Ya me pasó un par de veces que soñé sobre el sexo de los hijos e hijas de gente que conozco, cuando aún están en la panza, lo que me otorgó mi titulo de "brujita".

¡¿Ahora resulta que también tengo la primicia sobre la muerte?!

Morite de envidia, Crónica

martes, 26 de octubre de 2010

Quiero decir

Podría ser diplomática y dar argumentos, pero no. 
Sólo voy a decir: Puto el que no atiende al censista

viernes, 15 de octubre de 2010

Confesiones a la Liduvina V

Titanic es la película que más veces vi en mi vida, no sé por qué

Me se todos los diálogos y la vi en el cine (mientras mi abuela me tapaba los ojos en las escenas de desnudos)

Señores padres: A los 9 años uno ya sabe todo sobre sexualidad. No jodamos...

--------


Edit: Que sea la que más veces vi NO SIGNIFICA QUE SEA MI FAVORITA. Media pila :S

jueves, 14 de octubre de 2010

miércoles, 13 de octubre de 2010

Que se yo

Escuché que uno de los mineros tiene esperandolo afuera a su esposa y su amante.

Me da gracia imaginarlo allá abajo, de abrazos cruzados, levantando los hombros y diciendo: "Pero muchaaachos, si la estamos pasando de lindo aca.."

viernes, 8 de octubre de 2010

Es la primera vez que me pasa

Fui al supermercado y me compré unas galletitas iguales a las "Polvorita" pero que se llaman "Galletitas rellenas".
Sí, así se llaman y salen $0.90

Son bastante feas y tienen gusto a plástico.

Pero recordé el precio y eso instantáneamente las convirtió en un manjar fino y delicioso.

jueves, 7 de octubre de 2010

¡Lo tengo!

Para el próximo recital de Arjona podrían vender Vuvuzelas: 
"Señora de las cuaBZZZZZZZZZZZZ pisadas de fuBZZZZZZZZZZZZZ su figBZZZZZZZZZZZZZ"

(Sí, mientras tomaba Pepsi Max en el sillón se me ocurrió semejante genialidad)

miércoles, 6 de octubre de 2010

Porque quiero leerlos

Invito a quienes leen esto a que me dejen en los comentarios el link a su blog así los pongo a la derecha del mío.
De esa manera, cada vez que actualizan los leo.

Soy haragana, ¿está bien?

Ayudenme, entonces.

jueves, 30 de septiembre de 2010

Esas taradeces

Nunca tuve acidez. Nunca nunca nunca. No sé de qué se trata.

Hace un par de años comentaba esto con un amigo y él me dijo:
"Si querés saber lo que es tener acidez, mañana no comas nada. Sólo tomá Fanta. Después contame."

Pase TODO el día sin comer nada sólido y me clavé vaarias botellitas de Fanta.

A eso de las 21 hs, le mando un mensaje:
"Che, me pasé el día tomando Fanta y lo único que tengo es un hambre de la concha del mono"

 A lo que respondió:
"Te felicito. Tenés un estómago de hierro."

Ahora que lo pienso, yo sería como la iron woman del estómago.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Hace tiempo no leía una verdad tan verdadera

"La pandereta fue inventada para que los cantantes sin carisma pudieran hacer algo durante la parte de la canción en que sólo toca la banda"

martes, 28 de septiembre de 2010

Aprender a no compartir

Siempre que tengo un proyecto o una idea a realizar se me da por contarla. De alguna manera me gusta que quienes me conocen o me quieren sean parte del proceso.

Curiosamente, cuando comparto algo después no se realiza. Nunca pude entender por qué.

Hasta que vino a mí una frase que me hizo comprender y sonreír:

"No se cazan liebres haciendo sonar un tambor."

lunes, 27 de septiembre de 2010

Cuentos

1- Hace bastante unos amigos me regalaron "El hombre ilustrado". Lo dejé en la biblioteca y hace tres días lo saqué para leerlo.
Hace muchísimo tiempo no me pasaba algo tan mágico con un libro. No quiero terminarlo. Estoy leyendo un cuento por día para que me dure. Como cuando como un chocolate o un pote de helado.
El que no lo leyó salga ya mismo a comprarlo. El que lo hizo, retome que le va a encontrar cosas nuevas.

2- Hace varios años alguien me contó la idea que tenía para escribir un cuento. La idea es BRILLANTE. Cada vez que tengo ganas de escribir se me sale de las manos un relato con ese concepto.
Los códigos me indican que esas cosas no se hacen. Pero estoy segura que yo lo podría escribir mucho mejor que él.
Ay ay ay, hay momentos en los que es muy difícil reprimirme para escribir ese cuento...

sábado, 25 de septiembre de 2010

Me doy cuenta que estoy al horno II

Soy vegetariana. Hace 4 años.
Desde que adopté esa forma de alimentarme me impuse no ponerme activista con el tema. Realmente me ponen molesta los vegetarianos que le rompen las bolas a los demás.

Sin embargo, después de tantos años escuchando comentarios como: "Eh...ustedes comen sólo lechuga", "¡Aguante la carne! No entendés nada...", "Te comés la comida de mi comida, gila", "¿Y qué hacés en los asados? ¿Y en las picadas? Pfff", (o de los más pelotudos como "Si un león te tiene en frente no va a dudar en comerte") me di cuenta que los fundamentalistas son los omnívoros y no los vegetarianos.

El punto, es que mi mentalidad abierta en cuanto la comida de los demás está llegando a su límite.
Y no quiero ponerme vieja, al menos no con esta cuestión.
Sucede que las personas mayores cristalizan sus creencias y creen que todo lo que hacen o piensan es la verdad más absoluta y se ponen soberbios y rectos en cuanto a sus opiniones. Y justamente eso es lo que de a poquiiito me está sucediendo.

NO QUIERO pensar que soy yo la que hace lo correcto pero no es mi culpa, ¿de acuerdo?

Así que cuidado con lo que comentes. Y antes de hacerlo, recordá esta imagen:

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Lo que escribo en el cuadernito

Imagino mucho, claro. Y tengo un cuaderno donde anoto esos pensamientos random que por ahi se me vienen y se van al toque siendo olvidados para siempre. Estos días se me vinieron a la mente estas cuestiones:


1- Me da risa cuando a los extranjeros se les habla casi gritándoles. Hablan otro idioma, no son sordos.

2- Hace dos noches vi un documental sobre tiburones.

Esos bichos parece que estuvieran todo el tiempo enojados. Y por un segundo se me ocurrió pensar que posiblemente estén resentidos porque a ellos no los llaman para laburar en mundo marino.

3- Aplaudir o cantar cuando te cantan el feliz cumpleaños es signo de incomodidad. Hay que bancarse el momento estoico ahí paradito y sin mirar hacia abajo, mierrrrda

martes, 21 de septiembre de 2010

Los pieses

Sólo Dios sabe la impresión que me causan los pies. No puedo verlos, ni tocarlos, ni que me toquen.
Hace ya varios meses, cuando aprendí y empecé a hacer masajes, me reconcilié con esa parte del cuerpo y ahora puedo, mal que mal, trabajar tranquila.

Pero todavía hay algo que no puedo hacer. Es mantener los ojos abiertos en una escena de Kill Bill.
Cuando Beatrix Kiddo intenta mover sus pies adentro de la camioneta.

Puedo masajear pies, pero no puedo ver esa imágen.
Cada vez que transcurre en la pantalla tengo que cerrar los ojos.

Y ahora dejo la imagen en este post (tapándola con la mano) para que vean de qué hablo

domingo, 19 de septiembre de 2010

Naturaleza nocturna

Son las 3:28 de la madrugada. Después de releer el Mafalda 1, me levanté.
Fui hasta la cocina, abrí la heladera, saqué el cajón de las frutas, abrí una bolsita y elegí una rodaja de ananá deshidratada que compré hoy en una dietética (caras pero ricas).
Me senté al lado del lavarropas, abajo de la ventana mientras comía mi golosina y escuché cantar los pajaritos.
Fue raro, la quietud del edificio y de la ciudad me generó como una nostalgia del interior. Fue como el sonido de las siestas entrerrianas.

Entonces un poco me deprimí y me replanteé el vivir en la Capital.

Después de un rato de pensar mirando el techo de mi cocina-lavadero, me levanté, me serví un vaso con agua y me vine a escribir.
Ahora que miro un poquito al rededor me enorgullezco de lo que supe construir aca pero con la certeza de irme en algunos años buscando otro rumbo.

Me termino el último bocado y me voy a buscar el colchón para dormir en el comedor, así pongo un DVD y me duermo mirando la luna que sale medio tímida entre los edificios.

Qué se yo, esto también me gusta.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Hoy me promociono ¡Pasen y vean! ¡Pasen y vean!

Como muchos ya saben, me dedico a hacer y vender sahumerios y elementos para terapias aromáticas.
Por otro lado, hago masajes terapéuticos.

Así que hoy, los invito a dar un paseo por mis actividades.

Vuelva prontos!


http://vuelosdelibelula.blogspot.com/

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Quiero saber

Hace unos días me encontré con esto:

http://www.joshhosler.biz/NumberOneInHistory/SelectDate11.htm

Es una página para saber qué tema estaba en el número 1 del ranking mundial de canciones tal y tal día.

Busqué el del día en que yo nací, claro, y resulta que el 31 de enero de 1988 el tema más votado era éste:

http://www.youtube.com/watch?v=4LzGss9QGAk

Pido dos cosas:

1- Si aparece algun lector que  conozca ese tema que levante la mano, hasta ahora no he tenido suerte

2- Fíjense cual es el suyo y cuéntenme. Así los odio por tener temas más copados que el mío.

martes, 14 de septiembre de 2010

Confesiones a la Liduvina III

Soy feliz cuando me chifla la nariz.
Intento tomar aire lo más que puedo para crear melodías con el chiflido de la respiración cuando sale.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Me doy cuenta que estoy al horno

Cuando veo pasar una chica de 16/17 años en la madrugada de un sábado y comento: "Ayyy anda con el can-can rajado con el frescor que hace.."

viernes, 10 de septiembre de 2010

No entiendo por qué

Pero me encanta la película "Impacto profundo". Y cuando la ola arrasa con alguno de los personajes aguanto la respiración imaginando en qué momento ya no dan más y se mueren.

La mascota que fue. Que fue: PUM!

Me encanta mi cumpleaños. Adoro cumplir años. De la misma manera me gusta cuando Ailín, mi amiga, cumple años. Será que, como somos casi hermanas, yo cobro cierto protagonismo en los festejos.


Siempre me esforzaba en hacerle un lindo regalo. El mejor, el más original, el que más le guste, el que deje esa huellita personal que diga "yo te conozco más que nadie".
Nunca sentí un puñal peor como en ese cumpleaños que le llevé un cactus re exótico y ya le habían regalado como tres iguales.

El punto es que un año le regalé un hamster. Sí sí sí, un hamster. Estoy segura que Leti, su mamá, habrá nombrado a la mía por un buen tiempo.
Fue el único animalito que tuvo su nombre en mi honor. El bicho peludo ese se llamaba "Adrianita". Tremendo.

Todas las tardes iba a visitar a ese monumento vivo a mi grandeza. Su hogar estaba lleno de tubitos donde podía jugar, una locura.

Una tarde, me acerco a la jaula y Adrianita no estaba. No me animaba a preguntar, pero era evidente que algo estaba fuera de lo normal.
Ailín se acerca con la mitad de una sonrisa y me explica que se la comió la perra.

¡ME COMIÓ UNA PERRA!
¿Cómo puede ser eso posible? Por un segundo sospeché que la habían engañado como cuando me dijeron que mi tortuga se escapó. Pero no, aparentemente, sus padres presentaron pruebas. Qué desilusión, qué tristeza! No por el roedor ese, claro. ¡POR MÍ! ¡Ese animal llevaba MI nombre!

Y así nomás, en la boca de la Manchi y abajo de la escalera, terminó mi camino en la fama mascotil.

Ustedes dirán: "Ay ay ay qué egocéntrica". Pero vamos! Estás leyendo un blog sobre mí, ¿qué esperabas?

(Aiín, si lees esto, decile a tus viejos que estaría bueno que le den de comer a las perras)

jueves, 9 de septiembre de 2010

Deportes

La única desgracia de haber hecho deportes desde muy pequeña es que, ahora que no hago nada, me quedó la espalda de nadadora y las gambas gigantes de la jugadora de hockey que alguna vez fui.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

martes, 7 de septiembre de 2010

La mascota que nunca fue

Cuando tenía 11 años se murió la única mascota interactiva que tuve (después tuve tortugas y peces, pero…bueno).
Cuando me di cuenta que Pete, mi perro, había desaparecido con sus 16 años a cuestas comprendí que ya no iba a regresar.
Desde entonces quise volver a tener un bichito con el que jugar y hablar (porque claro, yo con los animales hablo).

Una tarde vi en el diario que había un ovejero alemán para adoptar, tiré la idea en mi casa y todos parecían estar de acuerdo.
Con mi vieja esa tarde a las 16 hs íbamos a buscarlo.
A las 15 hs yo no daba más de la ansiedad. Cuando llegó el horario acordado la busqué en el lavadero y le dije: “¿Vamos?”
Mi vieja me miró y me preguntó: “¿Vas a ir así vestida?”
Yo tenía la maya de baño porque era verano y arriba un enterito con tiradores. Le respondí “Y…sí”. Estaba tan apurada por ir a buscar mi perrito que ni me fijé en el detalle del vestuario (sigo con la misma tendencia a los 22 años).
Me retó por lo desalineada y me dijo que no íbamos a tener una mascota porque si no sabía cuidarme ni en el vestuario no iba a poder cuidar de un animal.
No entendí muy bien pero deduje que era una decisión tomada.
Lloré infinitamente por la injusticia.

Automáticamente me acosté a pensar cosas como: “Mirá si me muero ahora, a mi vieja la va a consumir la culpa por haberme hecho sufrir en mis últimos minutos de vida”. Siempre especulaba con cosas como esa cuando me retaban.

Ahora que lo pienso, su argumento fue una cagada. Nunca más se habló del tema.
Ahora está de luna de miel. Pero ni bien vuelva la voy a acosar a preguntas acerca de ese episodio.
Dudo que lo recuerde, pero hoy me vino a la mente y me di cuenta que debería haberme puesto más firme. Seguro algo pasó en el medio que yo no me enteré.

Tal vez reflexionó tontamente cosas como "No podemos tener un animal acá, el patio es chico, etc etc etc". Pero también hay que tener en cuenta que hoy en su casa viven 4 (cuatro!) perros y el patio es más chico por las construcciones que se fueron haciendo a lo largo de los años.

No entiendo. No entiendo. No entiendo. Definitivamente cuando obtenga las respuestas sobre esa tarde cuando se cometió abuso de autoridad, lo voy a escribir.

Jajajaja La maya y los tiradores…

Confesiones a la Liduvina II

Desconfío de la gente que saca dentífrico apretando el pomo desde el extremo muy prolijamente.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Esos planes que hago al pedo

Antes pensaba mucho sobre la muerte. Sobre la muerte de los demás, nunca sobre la propia.
Siempre me pareció que los velorios correspondían a pérdidas ajenas. Nunca me sentí muy involucrada en el ritual de despedir el cuerpo de alguien.

Desde pequeña me inquietaba que mi abuelo fuera a morir. Era una idea que siempre me hacía llorar. De hecho, mi primer registro sobre la muerte fue una noche en mi cama cuando comprendí que él no estaría conmigo para siempre.

La idea de su ausencia siempre me intrigó. Creo (bah, no creo, me consta) que fue el momento que más imaginé en mi vida. Cómo sería, cuándo, dónde estaría yo, qué sentiría, quién me acompañaría, si tendría tiempo de despedirme o me quedarían cosas por decir, si sería de golpe o anunciada, y una lista sin fin de detalles que cambiaban en mi mente buscando las mejores y las peores circunstancias.

Pinté sobre eso, escribí sobre eso, bailé sobre esa idea.

En mi mente giraron MILES de opciones, diferentes lugares, maneras, voces, olores, colores, imágenes. Lo único que tenia muy claro era el siguiente plan: "me dicen que se murió y yo pido un médico" (todas las posibilidades terminaban conmigo sin hablar por semanas o meses sumida en la más profunda de las depresiones)


Finalmente, la muerte llegó en noviembre del año pasado. Mucho antes de lo que yo había imaginado.
Sin embargo, sucedió de la única manera que no había previsto. Ninguna, absolutamente ninguna de todas las opciones que había barajado a lo largo de mi vida se cumplieron. NIN-GU-NA.


Y ahora que miro para atrás me sonrío porque comprendo que la vida sorprende. Que más allá de planearlo o imaginarlo todo, al final no tenemos poder sobre nada.
Por lo menos se que no me voy a aburrir nunca de vivir.

La rutina no existe.
Hoy me alegró eso: comprender que la rutina no existe.

sábado, 4 de septiembre de 2010

Sobre los comentarios

Me llegaron preguntas y mails con respecto al tema de no poder comentar en el blog.
Expongo a continuación el debate mental que esto me genera:

- Nah, si pongo los comentarios voy a terminar pendiente de eso
- La idea de los blog es que los lectores participen
-Ok, pero este blog se trata de mí y solamente de mí. Escribo para mi y por mi.
- Pura mentira, en ese caso comprate un cuaderno y guardalo en la mesa de luz
- Es cierto, pero "Muerte al oriental" no tenia comentarios y nadie se quejaba
- ¡Pero se supone que este blog es un reciclaje de aquel! Una muestra de como cambiaron las cosas en estos años
- Pucha, es cierto

La cuestión es que como no me puedo poner de acuerdo les dejo la encuesta a la derecha.

Decidan ustedes, porque es así: me debo a mi público (?)

viernes, 3 de septiembre de 2010

Volver con la frente florecida

"Muerte al oriental" nació en la ciudad de Paraná donde yo estudiaba psicología.

En unas horas me voy de viaje por aquellos rumbos haciendo una gira con el elenco (conocenos aca).

Tengo una sensación extraña. Como la de ir al pasado ya crecida.
Hoy a la tarde, mi amiga Ailín, me contó de alguien que quiere volver a su juventud pero con la experiencia que tiene ahora (a mí eso me parece una idiotez, quería decirlo). Aunque creo que ahora me invade esa sensación. La de regresar a esos lugares lejanos en el tiempo pero con la mirada de quien se transformó en el camino.

Estoy viviendo una extraña dualidad. La ansiedad de volver a recorrer esas calles y las ganas de dejar esos sitios en el pasado, que es el lugar que les corresponde.

Por lo pronto, me voy a preparar una mochila. Con un cuadernito para escribir, algo para escuchar música, una cámara de fotos y un libro.

La ropa no es necesaria. Nunca es necesaria.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Hoy miré TV

Acabo de ver "Lo que el tiempo nos dejó" (un unitario que cuenta hechos de la historia nacional).
Lo cierto es que estuve esperando varios minutos que empiece por Canal 13 y era en Telefé, en fin.

Quiero decir que para mi la mejor Evita fue la de Esther Goris (decí que googlé porque siempre le dije "Esther Boris")

El punto es que me acordé que cuando yo era pequeñita paseaba por la plaza de Concepción y se me apareció de repente un mimo que intentó hacerme reír. Todavía recuerdo el estruendo que produjo mi llanto.

Estiré los brazos hacia abajo, los puse duros con los puños cerrados. Las piernas rectas. Los ojos bien apretados. La boca abierta en un grito desesperado.

Espero no haberle cagado la vida a un pobre pibe que quería dedicarse a los espectaculos callejeros.

Recordé eso porque sucedió delante del monumento a Evita y Perón.

Cada vez que pasabamos por ahi mi abuelo me cantaba: "Evita y Perón ton tón, Evita y Perón ton tón". Todas las veces que paso por ese lugar la canto mentalmente.

Ahora lo estoy haciendo, claro. Y posiblemente no pueda dormir por tener esa melodía en mi cabeza.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Los comienzos

Me di cuenta que los comienzos me cuestan más que los finales. Paradógicamente, los finales son la oportunidad de volver a empezar.

Colgando para siempre a Muerte al oriental, nace y renace una Liduvina reciclada. Reciclada por mí. Una autorreciclación, que le dicen...

Para los que recién llegan y para los que retoman, sale una segunda parte.

No me agarres tan fuerte de la mano que esta vez no voy tan apurada.