jueves, 9 de septiembre de 2010

Deportes

La única desgracia de haber hecho deportes desde muy pequeña es que, ahora que no hago nada, me quedó la espalda de nadadora y las gambas gigantes de la jugadora de hockey que alguna vez fui.

No hay comentarios: