viernes, 10 de septiembre de 2010

La mascota que fue. Que fue: PUM!

Me encanta mi cumpleaños. Adoro cumplir años. De la misma manera me gusta cuando Ailín, mi amiga, cumple años. Será que, como somos casi hermanas, yo cobro cierto protagonismo en los festejos.


Siempre me esforzaba en hacerle un lindo regalo. El mejor, el más original, el que más le guste, el que deje esa huellita personal que diga "yo te conozco más que nadie".
Nunca sentí un puñal peor como en ese cumpleaños que le llevé un cactus re exótico y ya le habían regalado como tres iguales.

El punto es que un año le regalé un hamster. Sí sí sí, un hamster. Estoy segura que Leti, su mamá, habrá nombrado a la mía por un buen tiempo.
Fue el único animalito que tuvo su nombre en mi honor. El bicho peludo ese se llamaba "Adrianita". Tremendo.

Todas las tardes iba a visitar a ese monumento vivo a mi grandeza. Su hogar estaba lleno de tubitos donde podía jugar, una locura.

Una tarde, me acerco a la jaula y Adrianita no estaba. No me animaba a preguntar, pero era evidente que algo estaba fuera de lo normal.
Ailín se acerca con la mitad de una sonrisa y me explica que se la comió la perra.

¡ME COMIÓ UNA PERRA!
¿Cómo puede ser eso posible? Por un segundo sospeché que la habían engañado como cuando me dijeron que mi tortuga se escapó. Pero no, aparentemente, sus padres presentaron pruebas. Qué desilusión, qué tristeza! No por el roedor ese, claro. ¡POR MÍ! ¡Ese animal llevaba MI nombre!

Y así nomás, en la boca de la Manchi y abajo de la escalera, terminó mi camino en la fama mascotil.

Ustedes dirán: "Ay ay ay qué egocéntrica". Pero vamos! Estás leyendo un blog sobre mí, ¿qué esperabas?

(Aiín, si lees esto, decile a tus viejos que estaría bueno que le den de comer a las perras)

6 comentarios:

Natalia Alabel dijo...

jajajaja!
a una amiga le regalaron un conejito los padres. Un día vino la abuela, tucumana si mal no recuerdo, a quedarse unos días.
cuando mi amiga volvió del colegio una tarde, buscó al conejito y no lo encontró...¡la abuela lo había hecho escabeche!!!

Liduvina dijo...

Nati, Uffff tuve también un conejo que corrió la misma suerte. Si pudieeeera contarte lo que se siente...

Sandra & Mustelitos dijo...

Ay Muchachita!!!
Espero que el hurón corra con otra suerte! Como se te ocurre ponerle tu nombre a una mascota???
Besotes!!!
Sandru
PD: sí, que le den de comer a los pichichos, che!!!! :-)))

Liduvina dijo...

Sandra, Jajajaj no, mi amiga le puso mi nombre.

Nick dijo...

Presentaron pruebas!?!?!?! le mostraron los cachos de roedor comidos?

Debe ser cosa fea que te coma un perro, por eso prefiero a los gatos.

P.S.: Un grande Miguelito

Liduvina dijo...

Nick, sí, ella la vió.

En fin, contame de los gatos que ando con ganas de adoptar (si me deja mi compañero)